Si hay una fachada que llama la atención por su colorido y espectacularidad, esa es la fachada del Asilo de San Joaquín y Santa Eduvigis o más conocido en Palencia como el Colegio de Villandrando llamado así porque fue un encargo que se le hizo al arquitecto palentino Jerónimo Arroyo para dar última voluntad testamentaria a la Condesa de Villandrando, quien al morir encargo la construcción de un asilo para niñas huérfanas de labradores de los pueblos de Cevico de la Torre, Villamuriel, Alba de Cerrato y Soto en el que fueran educadas y se las diese formación como institutrices.

Este colegio se empieza a construir en 1910 y se termina en 1911.Construido en ladrillo rojo y piedra blanca (una de las características en las obras de Jerónimo Arroyo, también veremos en sus obras sus gustos por mezclar estilos arquitectónicos), se le considera un interesante ejemplo de modernismo floral.

Lo más característico de esta fachada es sin duda el mural de cerámica vidriada del ceramista y pintor español Daniel Zuloaga, considerado como uno de los renovadores del arte ceramista en España. En dicho mural se puede ver a la Condesa Eduvigis Sanz de Sedano y Monedero, en el acto de fundación de la institución, haciendo entrega a una religiosa de su fortuna en presencia de una asilada. Este acto esta sacralizado por la presencia de dos ángeles que exhiben unas bandas con textos relativos a las virtudes teologales.

Estas virtudes también se pueden ver en los capiteles de las columnas que sujetan la fachada, de las cinco que la sujetan, en los capiteles de los tres interiores podemos ver las virtudes de FE, ESPERANZA Y CARIDAD.

Otro de los elementos que también llaman la atención, son los ventanales del primer piso, donde podemos ver que están decorados con uno arcos conopiales rematados con una hermosa macolla y terminados con unos balcones de hierro forjado.

¡Colorido, Belleza y Espectacularidad! ¡No dejes que te lo cuenten, ven a vivirlo!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here