En el centro del pueblo se encuentra la Iglesia de San Martín Obispo de Salcedillo, junto al puente que atraviesa el río Camesa. Al igual que ocurrió con la Iglesia de Brañosera, ésta también fue volada en la Revolución de Octubre, por lo que su planta actual ha sufrido múltiples transformaciones.

Destaca en su exterior la portada románica (aunque el templo es de origen medieval), formada por un arco de medio punto y tres arquivoltas protegidas por guardapolvo. Está decorada con motivos florales, ajedrezados, medias cañas con bolas y banda semibezantes.

Las arquivoltas descansan sobre un par de columnas adornadas con capiteles. Uno de ellos con hojas lisas con volutas y el otro con dos animales afrontados, aunque éste está muy erosionado.

El conjunto del templo y el entorno natural que lo rodea ofrecen al visitante una experiencia «silenciadora»

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.