¡De carácter defensivo! La iglesia Santa María la Mayor de Villamuriel de Cerrato se construyó a principios del siglo XIII. Su firmeza protectora y defensiva sirvió de fortaleza a los caballeros templarios. Siglos después, salvo la parte superior de la torre, corrió la suerte de salvarse del destrozo bélico que vivió Villamuriel a comienzos del siglo XVI.

Su arquitectura, su estilo gótico primitivo y su buena conservación, convierte a este templo en un monumento emblemático de este estilo en Castilla y León. Bien de Interés Cultural (BIC). Y, en junio de 1931, declarado Monumento Histórico-Artístico de Interés Nacional.

Lo más característico del templo, su torre. Seguido del Cimborrio, el cual se eleva sobre el crucero y tiene forma octogonal. Este es reforzado mediante contrafuertes en sus esquinadas, los cuales abren ventanas superpuestas. Y todo ello, con arcos de medio punto. La planta de la iglesia cuenta con tres naves, concluidas por ábsides cuadradas.

Recientemente reformada, la iglesia de Santa María la Mayor, en Villamuriel de Cerrato, luce sus mejores galas. Además, en verano, se puede disfrutar de su visita mediante rutas teatralizadas. Una visita muy recomendada.

Deja un comentario