El único resto que perdura de la iglesia de San Martín es su torre mudéjar. Esta iglesia, que fue levantada en el s. XVI, se compone de una nave central. Allí está situado el altar mayor, con imágenes de San Martín.

Junto al altar principal se encuentran los altares de San Lorenzo, con un gran cuadro de su martirio, San Andrés, las Ánimas y el de Francisco de Paula. Hoy en día, la mayor parte de las obras de arte que aglutinaba este templo, se encuentran en el Museo de Arte Sacro de Becerril de Campos. Entre ellas, un cuadro de San Martín realizado en cobre, los cuadros de Pío V e Inocencio II, y de los Reyes de España desde Ataulfo a Felipe I. Los cuadros desde Felipe I hasta Carlos II están conservados en el Ayuntamiento de la Villa. Otros cuadros, sin embargo, se depositaron en el Palacio Episcopal y otros trasladados a Madrid, sin conocer su paradero concreto.

En cuanto a su torre, el único resto que aún perdura, data del s. XIV, dos siglos anterior a la construcción de la iglesia. Su figura está dividida en tres cuerpos. La parte inferior es de piedra maciza, mientras que los dos superiores son de ladrillo. El primero con tres arcos ciegos y el segundo con ellos abiertos.

Actualmente se encuentra restaurada a través del programa de protección y recuperación arquitectónica del Ministerio de Fomento.

Cómo llegar

anuncio

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.