La vigésimo tercera edición del Día del Palentino Ausente, día marcado en rojo dentro de la programación de San Antolín y con el que se quiere rendir un sencillo pero sentido homenaje a todos aquellos paisanos que, por los motivos que sean, residen fuera de la es su tierra natal, pero que, a pesar de ello, se sienten palentinos y hacen gala de tal condición allá por donde van.

Esta jornada se celebrará el 1 de septiembre a partir de las 11:00 horas con una misa en San Lázaro, para, posteriormente, pasar al Principal donde tendrá lugar el acto central a partir de las 12:00 horas. Al término se tiene prevista una comida de hermandad para todos los integrantes de las Casas Regionales y un baile. Ambas cosas en el Hotel Castilla Vieja.

En esta ocasión el elegido para representar a este colectivo, que, a buen seguro, volverá a abarrotar las localidades del Teatro Principal, es Ramón Calderón Nájera, cirujano plástico, reconocido como el mejor de España por sus propios compañeros y elegido también por estos profesionales para que los represente a través de la presidencia de su asociación.

Nacido en Paredes de Nava, y estudiante del Colegio La Salle, pertenece al mismo curso de otro ilustre palentino que ejerció también de pregonero en esta jornada hace 7 años, Iván Escobar, considera que Palencia es su oasis, su casa, el lugar donde realmente se siente a gusto, y le sirve para olvidarse del agobio de la gran ciudad.

Además de contar con Ramón, al que quiero agradecer su presencia hoy aquí, en esta edición recuperamos la entrega de la Banda Dorada de Honor, propuesta que incluyó este Equipo de Gobierno en el presente mandato y con el que se pretende poner en valor la figura de una mujer palentina, otorgándole ese símbolo tan genuino y palentino con el que rememoramos la valentía de las palentinas que hicieron frente al Duque de Lancaster en mayo de 1388.

Tras Mercedes Junco, María Luisa Martínez Garrido y María Victoria Ortega, en esta ocasión se ha querido reconocer a Mercedes Calvo, responsable del grupo empresarial que se arriesgó a adquirir Chocolates Trapa cuando esta se encontraba a punto de cerrar y en apenas unos años no sólo la ha conseguido reflotar, sino llevarla hasta los que posiblemente sean los mejores momentos de su historia, y con unos visos de futuro muy esperanzadores.

Una mujer de firmes y sólidos principios, luchadora y tenaz, que tiene un excepcional sentido de pertenencia y compromiso con su tierra.

En definitiva, un día que queremos que sea muy especial, porque reunir a tanta que tanto quiere a nuestra tierra y que tanto ha hecho, hace y seguirá haciendo por ella desde sus diferentes lugares de residencia, hace que así sea.

Deja un comentario