Un inmenso robledal abraza por el sur el municipio de Brañosera. Si paseas por el pueblo y te asomas al mirador de Argilo tendrás unas vistas espectaculares del bosque de Brañosera.

Cualquier estación del año es perfecta para pasear por su bosque. Ya sea en su explosiva primavera inundado por pequeños riachuelos. En otoño tapizado por miles de hojas de color ocre. En invierno, cubierto de un blanco manto de nieve junto a los débiles rayos de sol que se cuelan entre las ramas. O en verano, a la sombra de sus enormes árboles y al fresco en sus cristalinos arroyos.

Sea cuando sea, te animamos a pasear y disfrutar del bosque. Para llegar, toma la ruta del Pozo Merino. Una vez que cruces el primer puente, no gires a la derecha y sigue todo recto. Pasarás un segundo puente, sobre el Pozo La Ceña. Sube poco a poco, pasando el merendero de largo. No pierdas la pista forestal que rodea el merendero, con todas sus curvas y subiditas,
ya que será la que te lleve hasta el bosque. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.