Villamuriel de Cerrato revive la primera obra de teatro castellano

La Navidad es sinónimo de tradición, encuentros y festejos. Una de las citas más señaladas en el calendario de los amantes de las artes escénicas tiene lugar por estas fechas en Villamuriel de Cerrato. La localidad palentina revive cada año su tradicional representación del ‘Auto de Nacimiento de Nuestro Señor’, la primera obra de teatro castellano de autor conocido. Esta joya de la literatura castellana nació de la pluma del dramaturgo palentino Gómez Manrique en torno a 1468 y encumbró a Palencia como cuna del teatro castellano. 

El valioso legado del pionero Gómez Manrique 

Gómez Manrique
Gómez Manrique

Ni Fernando de Rojas, ni Juan de Encina, ni Íñigo de Mendoza. El verdadero artífice del teatro castellano fue Gómez Manrique (1412-1490), un poeta y dramaturgo nacido en Amusco que sentó las bases de este género y situó a Palencia en el mapa literario de España. Cuando María Manrique solicitó a su hermano que escribiera una obra de teatro para el convento del que era vicaria, no se imaginaba que su petición terminaría convirtiendo a Villamuriel de Cerrato en la cuna del teatro en castellano. 

El ‘Auto del Nacimiento de Nuestro Señor’ es el primer texto de teatro del que se conoce autor. Pero este no es el único récord que atesora la pieza. Tras más de cinco siglos de funciones en el Real Monasterio de Calabazanos, la obra se ha convertido en la representación teatral más antigua del mundo. El profundo valor de este evento cultural es apreciado por los vecinos del municipio y por los cientos de espectadores que el acontecimiento atrae cada Navidad. Las fechas acompañan y el escenario resulta inmejorable. ¿Qué más se puede pedir?

El Monasterio de Calabazanos, auditorio por un día

Los muros del convento de Calabazanos llevan más de 500 años siendo mudos testigos de la representación de una de las grandes obras religiosas del Prerrenacimiento. La elección de este escenario no es fruto del azar. La obra se representa en el lugar para el que fue concebida, tal y como Gómez Manrique la imaginó. Así, la cuidada puesta en escena permite a los espectadores viajar al siglo XV para escuchar en directo villancicos medievales y revivir el nacimiento del teatro castellano en Palencia.

Uno de los momentos más emocionantes de la representación comienza justo antes, cuando la infanta Isabel de Castilla entra a caballo a Villamuriel de Cerrato para asistir al espectáculo, tal y como sucedió el año del estreno. Además, entre el público también se encuentra un oyente muy especial: el propio autor. La esencia de Gómez Manrique late en el Monasterio de Calabazanos, donde fue enterrado junto a su madre, doña Leonor, y su esposa, doña Juana.

Los atractivos turísticos de Villamuriel de Cerrato

A la emoción que transmite la pluma de Gómez Manrique hay que sumar el patrimonio único de Villamuriel de Cerrato. La localidad palentina guarda todos los secretos que inspiraron al autor a escribir el Auto, como el propio convento que sirve de escenario. El Real Monasterio de Calabazanos fue fundado en 1458 y es apodado el Escorial de Adobe. ¿La razón? Aunque el aspecto austero del exterior no puede compararse con el palacio madrileño, el valor artístico de las obras que alberga lo hacen digno merecedor del título de Monumento Nacional. 

Otra de las actividades indispensables que hacer en Villamuriel es visitar el Canal de Castilla a su paso por el municipio. A muy pocos pasos del casco histórico se encuentran una de las múltiples esclusas diseñadas para salvar los desniveles de este cauce artificial de más de 200 kilómetros. ¡Es la oportunidad perfecta para ver de primera mano una de las mayores obras de ingeniería hidráulica de España!

Para cerrar una ruta completa por los atractivos de Villamuriel, conviene adentrarse en la Iglesia de Santa María la Mayor. Este templo construido en el siglo XIII está a caballo entre el románico y el gótico, y sorprende por su magnitud y por su cuidada belleza interior. 

Teatro y cultura en estado puro

Auto de Nacimiento de Nuestro Señor
Auto de Nacimiento de Nuestro Señor

El teatro castellano mantiene intactas sus raíces en el lugar que lo vio nacer: Villamuriel de Cerrato. Tras más de cinco siglos de representaciones, la esencia del Auto sigue intacta en esta localidad y refuerza el valor de esta joya literaria, pionera del teatro castellano y uno de los mayores atractivos culturales de Palencia. ¿A qué esperas para descubrirlo?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

También podría interesarte

Lo más leído